Cómo saber si mi hijo es víctima de acoso escolar

niño agrediendo a otro

Ha comenzado el nuevo curso escolar. Llevamos pocas semanas, pero para algunos niños ir al colegio ya es toda una pesadilla. El aislamiento, las burlas, los empujones… son algunas de las agresiones que sufren día tras día.

Este post será el primero de una serie de artículos destinados al acoso escolar. En cada entrega aportaré información centrándome en alguno de sus protagonistas: la víctima, el acosador y los espectadores testigos del acoso.

El objetivo que me he propuesto, es poder ayudarte a comprender mejor qué ocurre en las situaciones de Bullying.


Las primeras orientaciones van destinadas a las víctimas. En este artículo te explicaré:

  • Qué es el acoso.
  • Cómo detectar si tu hijo es víctima del acoso escolar.
  • Qué puedes hacer para ayudarle.

¿Qué es el acoso escolar?

El Bullying o acoso escolar es un tipo de violencia que ocurre dentro de los centros educativos entre alumnos, y se caracteriza por:

  • Ser repetida y prolongada en el tiempo. A medida que avanzan las semanas y los meses, aumenta la gravedad de las conductas violentas.
  • Ocurre bajo una desigualdad de poder. El acosador siente que posee más poder que la víctima, porque tiene el apoyo de los compañeros del aula. La víctima del acoso se encuentra en una situación de aislamiento social, de donde no es capaz de salir por sí misma.
  • Está mantenida por la pasividad de los espectadores. Los compañeros de clase no dicen nada por miedo a convertirse en el objeto de las burlas, y algunos profesores no ponen remedio por considerarlo “cosas de niños”.

niñas riéndose de una compañera. Acoso escolar

Como profesional, me he encontrado con padres a los que les costaba ver que “esas cosas” que le sucedían a su hijo eran agresiones. Sucesos que se repetían semana tras semana, y que estaban afectando al carácter de su hijo y a su rendimiento académico.

Padres preocupados, pero que no se daban cuenta que estaban inmersos en una situación con nombre y apellido. Su hijo era víctima de acoso escolar.

El principal problema es que se asocia el bullying a las agresiones físicas, a los golpes. Pero en realidad, el acoso no empieza por ahí. Como te decía antes, es un tipo de violencia que va creciendo y se agrava con el tiempo. Así que, antes de llegar los golpes existe agresión psicológica.

Las conductas más frecuentes dentro del Bullying son:

  • La exclusión y el aislamiento de la víctima. Nadie se sienta a su lado, nadie le habla, nadie lo incluye en su grupo de amigos.
  • Las agresiones verbales. Suelen comenzar con motes y burlas (empollón, gafotas…), y terminar con insultos (maricón, moro…).
  • Las agresiones contra sus propiedades. No es que el niño sea un despistado y un descuidado que todo lo pierde, es que se lo quitan, se lo rompen o se lo manchan.
  • Las agresiones físicas. Golpes, empujones, patadas… las víctimas suelen esconder las marcas que les dejan.
  • Las coacciones y las amenazas. Infunden miedo para que el niño no cuente a nadie lo que pasa en el colegio.

En la actualidad, es muy frecuente que estas conductas de acoso se prolonguen más allá de las aulas y lleguen a las redes sociales de la víctima. Lo cual hace más difícil poder enfrentarse al hostigamiento. Cuando este tipo de agresiones se producen en la Red, se habla de Ciberacoso o Ciberbullying. 

imagen de ciberacoso

(Puedes saber más sobre cómo enseñar a tu hijo a hacer un buen uso de Internet y las redes sociales, en este enlace. Accediendo a él, encontrarás algunos consejos para evitar situaciones de riesgo).

Cómo saber si tu hijo es víctima de Bullying

Una situación de acoso escolar genera mucho dolor en la víctima. Su estado de ánimo y su comportamiento cambian. Muchos de ellos piensan que da igual lo que hagan porque de todos modos van a seguir siendo el centro de todas las burlas.

¿Necesitas controlar tus gritos?

cecilia-psiente-ruido

Únete a Psiente y recibe Gratis una guía con orientaciones para Educar a tus hijos Sin Gritos.

El aislamiento y las amenazas a las que estos niños se ven sometidos, les impiden contar lo que están sufriendo. Por eso, muchos padres tardan en detectar el motivo de que su hijo esté tan cambiado.

niña escribiendo en cuaderno que es acosada

Algunos aspectos que te pueden ayudar a identificar si tu hijo es víctima de Bullying son:

  • Sufrir una bajada en su rendimiento académico y su capacidad de concentración.
  • Volverse más introvertido, y participar menos de las actividades del colegio y de la familia.
  • Relacionarse menos con los compañeros, hasta que poco a poco se queda sin amigos.
  • Tener olvidos y pérdidas de material. Sus cosas desaparecen y no sabe explicar porqué.
  • Llegar a casa con marcas y rasguños.
  • Estar más nervioso e inseguro. Su autoestima disminuye notablemente.
  • Estar más triste y callado de lo normal.
  • Estar más irritable con sus hermanos pequeños o sus padres.

Estos cambios no siempre esconden una situación de acoso escolar. Pero sí son una señal de que algo está ocurriendo.

imagen de niño aislado porque sus compañeros le hacen bullying

Lo mejor que puedes hacer es fomentar la comunicación con tu hijo, estar atento a lo que le ocurre y apoyarle para que pueda decir en alto que necesita ayuda.

Cómo ayudar a tu hijo

Como padre puedes proteger a tu hijo en dos momentos:

  • Antes de que se produzca una situación de Bullying, previniendo que tu hijo pueda convertirse en víctima o en acosador.
  • Cuando eres consciente de que tu hijo está inmerso en una situación de acoso escolar y es víctima de ella.

Cómo prevenir el Bullying desde casa:Padres hablando con hijo sobre los problemas de acoso escolar

  • Fomentando la comunicación y la confianza entre padres e hijos. Teniendo momentos para hablar y escuchar de una forma positiva, generarás que tu hijo se sienta seguro y pueda contarte todo lo que le ocurre.
  • Alimentando su autoestima. Haciendo que vea que sus aportaciones son valiosas.
  • Enseñando a tolerar la frustración, para que crezca sabiendo que todo requiere un esfuerzo.
  • Educando en el respeto hacia los demás, sean o no diferentes a uno mismo.
  • Fomentando la empatía, para que no asuma como propio el concepto de “chivato”. Consiguiendo romper con la “ley del silencio” que se instaura en los espectadores del acoso.
  • Potenciando la responsabilidad de sus actos, pensando en las consecuencias de lo que hace.

Algunas personas creen, que dando este tipo de orientaciones a los padres se está culpabilizando a la víctima. Pero no es así.

En realidad, se está ayudando a prevenir que ocurran situaciones de acoso, evitando que existan víctimas y victimarios (acosadores y espectadores).

Por ello, te pido que mantengas la mente abierta. Por que la educación desde casa facilitará que tu hijo sea fuerte para pedir ayuda, para defender a un compañero o para no tener la necesidad de humillar al diferente.

Qué hacer si tu hijo es víctima de acoso escolar

Cuando tu hijo te cuenta las cosas que le ocurren en el colegio, quizá no diga que le hacen Bullying, pero si está diciendo que no está bien. Que se meten con él.

imagen de acoso escolar en el aula. Lanzando pelotas de papel a un compañero.

Para poder defender a tu hijo y sacarlo de esta situación, debes llevar a cabo una serie de pasos:

  • Escucha atentamente todo lo que el niño te cuenta. No lo pongas en duda. No le hagas sentir que él ha podido hacer o decir algo, que genere esas conductas agresivas por parte de los compañeros.
  • Refuerza el hecho de habértelo dicho. Será la única forma de que siga contando las cosas que le pasan.
  • Habla con el centro educativo. Comienza por el tutor del niño y si no hay cambios, ponte en contacto con el departamento de orientación, jefatura de estudios, dirección del centro y, finalmente, con el AMPA.
  • No dejes de pedir, desde una actitud conciliadora, la participación activa del centro educativo. Todos los colegios e institutos tiene la obligación de parar situaciones de acoso escolar entre sus alumnos, porque tienen medios y protocolos para hacerlo.
  • Si a pesar de llevar a cabo estos pasos sigue existiendo la situación de acoso, debes ponerte en contacto con Inspección Educativa.
  • En el caso de que tu hijo tenga marcas de las agresiones, llévalo al médico para disponer de un parte de lesiones. Si decidieses denunciar la situación, podrás adjuntar este parte a la denuncia.
  • Valora la necesidad de facilitarle asistencia psicológica a tu hijo. Recuperarse de los traumas de un acoso continuado en el tiempo es difícil, y puede requerir ayuda de un profesional.

El acoso escolar es un problema de todos.

No sólo necesita ayuda la víctima, sino también el acosador. Piensa que no deja de ser un niño que abusa de su poder para sentirse bien. Lo que indica que algo está ocurriendo, que necesita orientación para encontrar de nuevo el camino.

Pero hablar del acosador ya es tema de otro artículo.

Si quiere compartir tu experiencia personal o si buscas una orientación más personal, no dudas es dejar tu comentario. Estaré encantada de poder ayudarte.


Y si te ha parecido interesante este artículo, compártelo en las redes para que pueda llegar a más padres que lo necesiten :)

 

Sobre el autor Ver todos los posts

Cecilia P.

Psicóloga infantil, escritora por afición. Me gusta la literatura con trasfondo social y la música de cantautor. Creo que todos merecemos una segunda oportunidad. Nadie es un caso perdido. Psiente es mi proyecto personal, mi cuaderno en el viaje de la psicología.

1 ComentarioDeja un comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *