Crianza Positiva: pautas educativas para padres

Imagen crianza positiva. Familia leyendo junta.

Si eres seguidor de este blog seguro que has leído el artículo sobre los distintos tipos de padres. Si acabas de aterrizar en Psiente te recomiendo que lo tengas presente porque es uno de los “must” sobre crianza.

En aquel artículo te hablaba de un estilo parental que llamaba Estilo Democrático. Eran esos padres que utilizaban el diálogo, la empatía y los límites para comunicarse con sus hijos; logrando criar niños seguros de sí mismos, con buenas habilidades para las relaciones sociales y con valores tan importantes como la responsabilidad y el respeto.


En este post quiero ahondar en ese estilo parental, hablándote del tipo de crianza que llevan a cabo: la crianza en positivo. Quiero contarte:

  • Qué es la crianza positiva.
  • Cuáles son los tres pilares en los que se asienta este estilo de crianza.
  • Cómo puedes transformarte en una madre que educa en positivo.

Qué es la Crianza Positiva

La crianza positiva es un estilo educativo basado en el apego seguro. Donde los padres se esfuerzan por crear un vínculo fuerte con sus hijos, fomentando una relación de respeto mutuo y comprensión.

El objetivo es educar a los hijos para que se desarrollen de forma adecuada, para que sepan relacionarse con los demás de forma constructiva y no violenta.

De las estrategias que se utilizan dentro de la crianza en positivo, se pueden destacar tres como las más representativas e importantes:

  1. La comunicación y la escucha activa, entre padres e hijos. Un niño educado en un hogar con diálogo abierto, se sentirá importante y valioso. Aprenderá a expresar sus opiniones y a negociar las normas de casa, desde el respeto y la responsabilidad.
  2. La regulación emocional por parte de los padres. Educar a tu hijo siendo capaz de controlar tus enfados, te permitirá poder entenderle mejor y enseñarle a regular sus impulsos. Recuerda que eres su modelo a seguir y que él aprende sólo con mirarte. 

    ¿Necesitas controlar tus enfados?

    cecilia-psiente-ruido

    Únete a Psiente y recibe Gratis una guía con orientaciones para Educar a tus hijos Sin Gritos.

  3. La disciplina positiva alejada de los castigos, pero centrada en límites y consecuencias. Se pretende que los niños aprendan a ser auto-disciplinados, por ejemplo que sean capaces de regular por ellos mismos los caramelos que se pueden comer cada día. Para ello se dejan de aplicar castigos (que sólo generan sumisión y miedo) y se comienzan a marcar límites y consecuencias educativas (que aportan seguridad, estabilidad y responsabilidad).

Este tipo de crianza tiene muchos beneficios en el desarrollo del niño, algunos de ellos son:

  • Aprende a respetar y tolerar a otras personas. Lo que mejorará su forma de relacionarse con sus compañeros del colegio o con los otros niños del parque.
  • Adquiere valores como la responsabilidad, la cooperación y la pro-actividad.
  • Regula sus emociones de una forma adecuada, aumentando su tolerancia a la frustración cuando las cosas no salen como él quiere. Aplicando la crianza positiva, tu hijo apenas tendrá rabietas y tendrá más habilidades para poder ponerse en el lugar del otro.
  • Mejora su autoestima y la seguridad en sí mismo.
  • Aumenta sus logros académicos.
  • Resuelve adecuadamente sus conflictos, utilizando el diálogo y la empatía.

Criar en positivo genera, por un lado, niños emocionalmente sanos que se convertirán en adultos de éxito y, por otro lado, padres sin culpa porque saben que lo están haciendo bien.

Cómo puedes aplicar en tu casa la Crianza Positiva

Para que te resulte más sencillo convertirte en una madre que educa en positivo, he elaborado una pequeña lista con algunos consejos para que poco a poco cambies tu estilo de crianza hacia uno más eficaz.

  • Piensa en las necesidades de tu hijo. Detrás de cada llanto, alegría o tristeza se esconde algo que te quiere transmitir.
  • Sé empática. Ponte en su lugar, intenta comprender su comportamiento sin juzgarlo, plantéate esta pregunta “¿para qué reacciona así?”.
  • Practica la escucha activa. Deja que te cuente sus cosas y cuéntale tú las tuyas. Fomenta los momentos de diálogo sincero entre los dos, porque así crearás un vínculo lleno de confianza.
  • Marca límites y aplica consecuencias educativas. Hazlo de forma clara y sencilla para que el niño las conozca y las pueda cumplir. Recuerda que tienes dos artículos en este blog, uno dedicado a los límites y otro a las consecuencias que seguro te darán ideas de cómo abandonar los castigos por un estilo educativo más positivo.
  • Enséñale a regular y gestionar sus emociones. Ayúdale a poner nombre a las emociones que siente, enséñale cómo puede identificarlas para después mostrarle cómo las puede expresar sin hacerse daño él ni hacer daño a otras personas.
  • Háblale en positivo. Cambia tus “Noes” por un lenguaje más cercano, cariñoso y firme. Reformula expresiones del tipo “No grites” por otras más positivas como “Cariño, tenemos que hablar bajito para poder entender lo que nos decimos”.

Por último, sólo me queda recordarte que los niños son esponjas que todo lo absorben y la mejor forma de que aprendan es viendo cómo lo hacen sus padres. Así que, conviértete en su modelo a seguir, en el espejo donde poder mirarse.

Por cierto, ¿Todavía no conoces el curso Aprende a Gestionar las Rabietas de tu Hijo de Psiente? Deberías echarle un vistazo ya. Es un curso 100% online en formato vídeo. Podrás seguirlo a tu ritmo. Con profesores dispuestos a ayudarte en todo momento. Descubre cómo poner fin a las rabietas en casa.

Espero que este artículo te haya ayudado a seguir mejorando como madre. De él puedes sacar muchas ideas para implantarlas en tu dinámica familiar y conseguir una comunicación más sana dentro de casa.

Si quieres compartir conmigo tu opinión o tus experiencias no dudes en dejarme un comentario, estaré encantada de poder leerte.

Y si creer que es un artículo interesante para otros padres difúndelo por las redes :)

 

Sobre el autor Ver todos los posts

Cecilia P.

Psicóloga infantil, escritora por afición. Me gusta la literatura con trasfondo social y la música de cantautor. Creo que todos merecemos una segunda oportunidad. Nadie es un caso perdido. Psiente es mi proyecto personal, mi cuaderno en el viaje de la psicología.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *