Responsabilidad en niños: ¿Cuándo asignar tareas en casa?

Imagen de un niño responsable limpiando

La responsabilidad es uno de los valores más importantes que se deben enseñar a los niños. De hecho, es una preocupación para muchos padres que sus hijos hagan los deberes, que cuiden su material escolar, que no pierdan sus juguetes, que sean ordenados…


Una de las demandas más habituales de los padres que acuden a mis servicios es que quieren que sus hijos sean más independientes. Son padres que se han dado cuenta que sus hijos de 9, 10 u 11 años no hacen nada si ellos no están presentes para ayudarles. Y es que, un niño responsable es un niño con autonomía personal para poder realizar por él mismo, lo que es capaz de hacer.

Pero en realidad, educar a niños responsables es una tarea a largo plazo. No se consigue de la noche a la mañana, sino que requiere de un aprendizaje desde pequeños vinculado al compromiso, la obligación y el deber. Además, cuando hablamos de adolescentes nos encontramos que habrá que trabajar la seguridad en sí mismos, la autoestima y el que ellos crean que pueden hacer cosas por sí mismos.

En este artículo quiero enseñarte:

  • Cómo educar en responsabilidad.
  • Cuáles son los beneficios de incluir a tus hijos en las tareas de la casa.
  • Qué tareas domésticas pueden hacer los niños en función de su edad.

Cómo educar en responsabilidad

Una buena manera de enseñar a tu hijo a ser responsable es asignarle tareas de casa. Que cada miembro de la familia tenga una tarea concreta como: tirar la basura, poner la mesa o recoger los juguetes; favorece el aprendizaje de cumplir con los compromisos y las obligaciones. Así mismo, ayuda a aprender a trabajar en equipo y a sentirse valioso.

Algunos consejos para utilizar las tareas de casa como método para educar en responsabilidad son:

  • Sé el ejemplo de tu hijo. Inclúyete tú también en los quehaceres domésticos y cumple con ellos. Como siempre te digo, ser el modelo de tu hijo es el mejor método para educar.
  • Asigna y explica las tareas que debe hacer tu hijo. Es decir, dile lo que tiene que hacer, y cómo y cuándo tiene que hacerlo. Por ejemplo, si una tarea es recoger los juguetes de la habitación, explícale que se guardan en el baúl de los juguetes y que deben estar en su sitio antes de cenar. 

    ¿Necesitas controlar tus enfados?

    cecilia-psiente-ruido

    Únete a Psiente y recibe Gratis una guía con orientaciones para Educar a tus hijos Sin Gritos.

  • No realices las tareas que le corresponden al niño. Puedes ayudarle, darle explicaciones, acompañarle… pero deja que las haga él. Es su responsabilidad, se ha comprometido y debe cumplir con su obligación. Poco a poco aprenderá a realizar sus tareas con mayor destreza y esto le hará sentirse bien, seguro de sí mismo y capaz.
  • Aumenta la dificultad de forma progresiva. Comienza asignándole tareas sencillas que las pueda realizar sin problema y a medida que tu hijo vaya creciendo incrementa la complejidad. Así, además de enseñarle a ser responsable, estarás potenciando su autoestima, su seguridad en sí mismo y en sus destrezas.

Recuerda que es importante dejar que tu hijo realice sus tareas y que la dificultad de éstas debe estar acorde con el desarrollo evolutivo y la edad del niño. Es esperable que le lleve más tiempo que a ti y que cometa más errores que tú, pero darle a tu hijo la oportunidad de aprender y de probar a realizar las tareas de casa, le reportará una mayor autoconfianza en sus habilidades.

Beneficios de incluir a los niños en las tareas de casa

Incluir a tus hijos pequeños en la realización de las tareas de casa, no sólo les enseña a ser responsables sino que también favorece una serie de aspectos tales como:

  1. El desarrollo de habilidades motoras. Mejorará su equilibrio, su coordinación ojo-mano, el agarre y la precisión.
  2. La capacidad de colaborar. Que se verá reflejada cuando trabaje en equipo porque será capaz de compartir responsabilidades. Así mismo, seguir unas instrucciones le ayudará a ser más organizado y autónomo. 
  3. La seguridad en sí mismo. Proponerle a un niño ser ayudante de sus padres es un gran acontecimiento para él. No hay cosa que le motive más, y eso es porque se sienten valorados e importantes.
  4. La instauración de hábitos saludables. Las rutinas ayudan a los niños a sentirse seguros y tranquilos, y también favorecen el desarrollo del pensamiento lógico que le será de gran utilidad en el ámbito académico.

¿Con qué edad puede mi hijo ayudar en casa?

Que buena pregunta, ¿verdad?

Seguro que estabas pensando que tu hijo era muy pequeño para poder realizar tareas de la casa. Pero quiero mostrarte que nada más lejos. Los niños de entre 2 y 3 años ya pueden ayudar en casa, y comenzar a incorporar todos esos beneficios de los que hablaba más arriba.

¿Necesitas controlar tus gritos?

cecilia-psiente-ruido

Únete a Psiente y recibe Gratis una guía con orientaciones para Educar a tus hijos Sin Gritos.

Voy a describir por edades algunas de las tareas que los niños pueden hacer en casa, son aprendizajes acumulativos lo que saben hacer a los 3 años siguen sabiéndolo a los 5.

  • De 2 a 3 años:
    • Organizar sus juguetes.
    • Comer por su mano.
    • Tirar cosas a la basura.
    • Colocar a ropa sucia en el cesto.
  • De 4 a 5 años:
    • Todo lo anterior.
    • Alimentar a la mascota.
    • Vestirse y asearse solo.
    • Colocar los cubiertos y los platos en la mesa del comedor.
    • Recoger la mesa después de comer.
  • De 6 a 7 años:
    • Todo lo anterior.
    • Organizar su escritorio.
    • Recoger su habitación.
    • Hacer la cama.
    • Preparar la mochila para el colegio.
    • Quitar el polvo de los muebles.
  • De 8 a 9 años:
    • Todo lo anterior.
    • Bañarse solo.
    • Limpiar el suelo de toda la casa.
    • Cuidar a la mascota.
    • Preparar el desayuno. 
  • De 10 a 11 años:
    • Todo lo anterior.
    • Limpiar su habitación y el resto de la casa.
    • Sacar la mascota a la calle.
    • Tender la ropa.
    • Cuidar de un hermano menor.
  • De 12 años en adelante:
    • Todo lo anterior.
    • Sacar la basura.
    • Hacer la compra con una lista.
    • Planchar la ropa.

Distribuye tareas entre los miembros de tu familia y diseña un organigrama para colgarlo en la nevera. Que sea visible para todos, fomentará un mayor compromiso en su cumplimiento.

Y tú ¿Cómo te organizas en casa? ¿Tus hijos colaboran en las tareas del hogar? ¿Has pensado en incluirlos con pequeñas obligaciones?

Cuéntame tus opiniones y si te ha parecido interesante este artículo no dudes en compartirlo en redes :)

 

Sobre el autor Ver todos los posts

Cecilia P.

Psicóloga infantil, escritora por afición. Me gusta la literatura con trasfondo social y la música de cantautor. Creo que todos merecemos una segunda oportunidad. Nadie es un caso perdido. Psiente es mi proyecto personal, mi cuaderno en el viaje de la psicología.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *